Jerusalén
Mar y barco
gaze Jerusalen
Jerusalén

Orando por la paz de Jerusalén. Sal. 122

CARTA PASTORAL

 

 

SHALOM Y BENDICIONES A TODOS LOS AMADOS DEL SEÑOR:

Hemos pasado un maravilloso tiempo de enseñanza que abarca desde la salida de Egipto, PÉSAJ-PASCUA, y este caminar hasta SHAVUOT-PENTECOSTÉS, como está escrito en su Santa Palabra…”LA CUENTA DEL ÓMER”… En VaYikrá-Levítico 23:15-16 para el Omer y 23:17-22 para Shavuot. 15 "Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde (hasta) el día en que traigas la gavilla de la ofrenda mecida ('Tenufah'); contaréis siete semanas completas." 16 "Contaréis hasta el día después de la séptima semana, el día cincuenta, traerás la ofrenda de harina a (HaShem)".

Muchos años después de estos eventos, en la primavera del año 30 de esta era, Yeshúa, el Mesías, «sopla», infunde su propio aliento, su propia respiración; la que lo animó en su andar peregrino y en la entrega final.

Da el Espíritu (Jn 19:30), y con él está creando la nueva condición humana, la nueva humanidad, la de espíritu (Jn 3:6 - 7:39), espíritu de amor y lealtad. Esto sí que es «nacer de nuevo» (Jn 3:1-8). En definitiva, «nacer de Dios» (Jn 1:13).

Una humanidad que queda capacitada para realizarse desde el «hacerse hijos de Dios» (Jn 1:12). Esta configuración filial y fraternal es la máxima expresión de «la verdad que nos hace libres» (Jn 8:31s), porque por medio de ese espíritu los seres humanos quedan «consagrados con la verdad» (Jn 17:17s). Hay un soplo, un aliento, una respiración nueva, que nos permite hacernos a la vida en medio de los avatares de la historia, sin desfallecer, volviendo constantemente a la inspiración primera.

Celebremos Shavuot-Pentecostés como una renovación de nuestra vida de fe en el Espíritu que nos impulsa cada día a la creatividad de una vida en alternativa. Alternativa a todo lo que nos quiera impulsar en sentido contrario a una vida como hijos y hermanos. Siempre habrá vientos en contra y no obstante, y por lo mismo, seguiremos renovando nuestra confianza en la fuerza y en el Espíritu.

Frente a tantos desafíos críticos de nuestra realidad presente en todos los niveles de la vida la tentación a claudicar, a decepcionarnos o a apasionarnos con reacciones violentas, que están a la orden del día, la fuerza del aliento divino nos impulsa a buscar las soluciones desde lo profundo de nosotros mismos, sacar afuera la identidad de un nuevo hombre, de una nueva humanidad, que se anime a realizar gestos nuevos de vida compartida, solidaria, más digna y humana como una ofrenda agradable, viable, vivible, graciable, cercana al Eterno, con IMAGEN Y SEMEJANZA.

 

BENDICIONES.

PR. SHAI SHEMER

CARTAS ANTERIORES

 

PEDID POR LA PAZ DE JERUSALÉN

 

En Salmos 122:6 David escribe: “Pedid por la paz de Jerusalén; sean prosperados los que te aman”.

Cuéntelas y va a tener doce palabras en la traducción española. En hebreo, son sólo cinco: Sha’alú shelom Yerushalayim yishlayu ohavaij. Como veremos más adelante, cada una de estas palabras contiene una verdad.

 

La palabra hebrea sha`alú realmente no se traduce como “oren” sino que significa “pidan, pregunten, o busquen”.
Nosotros preguntamos acerca de aquellas cosas que nos conciernen. Con frecuencia. Dios quiere que usted comparta Su preocupación por Sus hijos, el pueblo de Israel y también por su santa ciudad YERUSHALAYIM.

Hacemos notar los dos pensamientos paralelos en el mismo verso: “Orad por la paz de Jerusalén” y “Sean prosperados los que te aman (Ohavaij)”.

 

JUAN-YOJANÁN 14:23:

Respondió YESHÚA y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará;
y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.


SIGAMOS PIDIENDO, BUSCANDO, ORANDO POR LA PAZ, POR EL SHALOM DE JERUSALÉN.

 

 

Rastrillo solidario

¡todos los domingos!